NIVEL PRIMARIO | ¿Pueden los niños hacer filosofía?

La importancia del trabajo reflexivo con los más pequeños: ¿Pueden los niños hacer filosofía?

En los últimos años ha crecido el número de instituciones que apuestan a la Filosofía para Niños con objeto de promover la curiosidad, la reflexión y el pensamiento.

En el marco de la XIII Edición de nuestra Feria del Libro y la Cultura se llevaron a cabo Workshops de Filosofía para Niños con los alumnos de 2º y 3º grado en sus tres secciones. Con objeto de posibilitar un espacio de trabajo continuado, se escogió como temática central la cuestión de las emociones.

Los niños realizaron actividades previas durante las horas de visita a la biblioteca institucional a partir de la lectura del texto Monstruos de colección (SM: Buenos Aires, 2007), el cual se compone de una serie de relatos breves, cada uno de los cuales presenta un personaje principal que da cuenta de una situación emotiva que lo tiene como protagonista.

Tomando como punto de partida una dinámica lúdica y el empleo de la técnica de conversatorio, se habilitó un espacio propicio de escucha y respeto en el que los niños tuvieron la posibilidad de expresar aquello que los alegra, los entristece, los enoja, etc. De esta manera, se los motiva a formular preguntas, sin restar importancia a la simplicidad que las mismas puedan llegar a tener; reparando en la importancia del interrogante en sí, más allá de las contestaciones que puedan proporcionarse, mostrándoles que no hay respuestas buenas o malas, correctas o incorrectas. Incentivándolos, así, en su capacidad reflexiva,  en un acercamiento curioso respecto al mundo que los rodea.

La importancia de un trabajo consciente y continuo desde una impronta reflexiva -en lo que concierne a la educación emocional- posibilita un acercamiento empático hacia el otro, de manera tal que no sólo entendamos sus vivencias y experiencias, sino que, además, lo comprendamos, al escucharlo y podamos ponernos en su lugar.