NIVEL PRIMARIO

Los libros en el aula

E

n un mundo donde nos conectamos cada vez de manera más remota, la biblioteca áulica posibilita la reconexión de los niños con el libro y la lectura placentera. Nos brinda un lugar para enlazar la cultura con la lectura placentera e impulsa la creatividad en las mentes de nuestros niños.

En cada grado podemos encontrarnos con compendios de libros que se corresponden con sus temas preferidos, dándoles la oportunidad de consultar autónomamente sobre los contenidos del grado o de zambullirse en mundos fantásticos.

Los libros que se cobijan en las estanterías de las aulas convocan a los estudiantes a leer con entusiasmo y compartir sus experiencias e impresiones. Podemos encontrarnos con cuentos y novelas clásicas, enciclopedias, revistas y tantos otros textos que apelan a los pequeños lectores.

El espacio que brinda la biblioteca áulica refuerza la relación del estudiante con el lado tangible, sensorial, de la búsqueda de información, en relación con la inmensidad de canales digitales de consulta, e impulsa la revalidación de la imaginación y la creatividad como precepto imprescindible para el aprendizaje.

Las obras brindan, además, la posibilidad de explorar más allá de los límites de la propia experiencia, lo que promueve una mirada multidisciplinaria y multicultural que nutre la inmarcesible curiosidad de nuestros niños. Asimismo, cuando comentan sobre lo leído y se invitan a recorrer los caminos de la fantasía y el conocimiento, se estrechan los lazos que representan al grupo como compañeros de aprendizaje, como amigos, fomentando la autorreflexión y la convivencia armónica y significativa.

La biblioteca áulica es un momento que apunta a la reconexión de los estudiantes con los libros y consigo mismo.