NIVEL INICIAL | Fiesta de los Farolitos “Laternenfest”

El viernes 7 de Diciembre se realizó la Tradicional Fiesta de los Farolitos “Laternenfest”, en alemán, como cierre del año escolar del Kindergarten.

Durante dos semanas los estudiantes confeccionaron, junto a sus docentes y con ayuda de algunos familiares, los farolitos con distintas técnicas y materiales.

Por fin llegó el gran día… ¡Esta todo preparado para la fiesta!

Los niños de 3, 4 y 5 años, con su carita llena de ilusión, encabezaban la procesión; llevando los farolitos acompañados de un adulto de su familia. Mientras avanzaban, el camino se iluminaba buscando a Saint Martin, sonando las canciones que ensayaron con las Tantes de alemán.

La diversidad de luces, motivos y colores, brillaron en la noche, ofreciéndonos la alegría propicia para este último festejo del Kinder.

Cuenta la leyenda:

Martín de Tours es uno de aquellos hombres que han hecho hablar de sí a muchas generaciones por haber sido protagonista de episodios aptos para despertar la fantasía popular. Es frecuente la narración del episodio de San Martín que, un día de invierno muy frío, la tropa romana entró en la ciudad francesa de Amiens. Allí, Martín encuentra a un pobre desnudo que le implora caridad, y no teniendo monedas para darle, Martín sacó la espada, cortó la capa que llevaba por el medio y le dio la mitad a aquél pobre hombre. Fue objeto de burlas por parte de sus compañeros, pero la acción caritativa fue dulcemente recompensada, ya que los aldeanos deciden nombrarlo obispo de Tours y él lleno de humildad, no aceptó en un primer término, huyendo del nombramiento y escondiéndose en la jaula de los gansos.

Cuenta la leyenda que los niños salieron a caminar por las calles con faroles hechos de papel de colores y velas por dentro, en busca de San Martín, acompañados siempre de un adulto.

Al acercarse a la jaula de los gansos, escuchan el graznido de los mismos y cuando acercan los faroles para ver porque hacían tanto ruido, descubren a San Martín. Lo ayudan a salir de la jaula y lo llevan a donde lo esperaba el cardenal para nombrarlo obispo de Tours.